La extrema derecha, trasnochada y cerril, vuelve a manifestarse

Ricardo Sáenz de Ynestrillas - Son “la reacción” de siempre. La extrema derecha, trasnochada y cerril, la que vuelve a manifestarse en las calles de Madrid, el sábado 15 de septiembre, contra la democracia. No cuestionan, no, que este sistema imperante no sea una verdadera democracia: atacan a la democracia misma. Al sistema más justo, razonable y ecuánime que pueda imaginarse para gobernarse, hecho por el pueblo y al servicio del pueblo, de los ciudadanos mismos, autoorganizados en colectivos que se articulen de abajo a arriba en cuanto a representación, y de arriba a abajo en cuanto a responsabilidad. Atacan a la esencia misma de la civilización occidental: la democracia.
http://ynestrillas.blogspot.com.es/2012/09/la-crisis-se-llama-capitalismo-nunca.html

12 comentarios:

  1. Esta noticia, ¿va en serio? Yo ya no entiendo nada. Ni sé cuales son los míos ni cual es el enemigo.

    ResponderEliminar
  2. A mi me paa algo parecido,yo particularmente lo de la manifestacion lo veo bien,tendriamos que ir todos,independientemente de quien la convoque,en este aspecto deberian ponerse de acuerdo todos los partidos que dicen ser patriotas y hacer una manifestacion multitudinaria,se darian cuenta de que somos mucho mas de lo que creen,pero eso es muy complicado,esperemos que algun dia se pueda llegar a conseguir,por el bien de la unidad de España.

    ResponderEliminar
  3. Nadie ha dicho que la democracia sea infalible, así como ninguna fuerza de poder o gobierno. Todo el mundo es libre de opinar lo que le de real gana,sobretodo si da motivos. Uno de ellos es el ver claramente que el modelo de democracia, no es que no valga .Es que es utópica en una sociedad occidental controlada por el dinero y por los medios de masas. La guerra de guerrillas es contra lo estipulado, el enemigo da igual el signo. El enemigo es el que oprime y en una forma de gobierno, es el poder en si.
    Estamos en una crisis generalizada de todos los lugares de encierro: prisión, hospital, fábrica, escuela, familia. La familia es un 'interior' en crisis como todos los interiores, escolares, profesionales, etc. Los ministros competentes no han dejado de anunciar reformas supuestamente necesarias. Reformar la escuela, reformar la industria, el hospital, el ejército, la prisión: pero todos saben que estas instituciones están terminadas, a más o menos corto plazo. Sólo se trata de administrar su agonía y de ocupar a la gente hasta la instalación de las nuevas fuerzas que están golpeando la puerta. Son las sociedades de control las que están reemplazando a las sociedades disciplinarias.

    Delatour

    ResponderEliminar
  4. Guarros?... Y comentarios sobre cerdos se permiten?

    ResponderEliminar
  5. respondelo, hazlo. El ha dado unas razones que a mi en toda la historia de este foro jamás y digo jamás se han tocado. Creo en la palabra y sobretodo en el acto y el movimiento que este produce. Por fín una persona con critério propio, peligroso como los grandes.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con la reflexión de Ricardo. Los frikifachas del NPE en busca de la poltronilla perdida...Cómo van a ser los "mios"cuatro pobrecitos con un tambor jaleando el ego de Eduardo Arias? Lejos de estos frikis que son el hazmereir del sistema...

    ResponderEliminar
  7. Y a que se reduce la derecha entonces? Pocos y dividos

    ResponderEliminar
  8. A Ynestrillas ya nadie le hace caso, y la única manera que tiene de hacerse notar es atacando iniciativas valientes y nobles como la de la manifestación del pasado día 15. En fin, qué se puede esperar de un sujeto que pide el voto para UPyD.

    ResponderEliminar
  9. Reacción, reacción, la suya, que sólo reacciona cuando los patriotas se unen y manifiestan. Está más rabioso que un macaco al que han quitado los cacahuetes.

    ResponderEliminar
  10. Ricardo, falangista. Te mando discurso de la comedia de J.A, por si te suena...
    Cuando, en marzo de 1762, un hombre nefasto, que se llamaba Juan Jacobo Rousseau, publicó El contrato social, dejó de ser la verdad política una entidad permanente. Antes, en otras épocas más profundas, los Estados, que eran ejecutores de misiones históricas, tenían inscritas sobre sus frentes, y aun sobre los astros, la justicia y la verdad. Juan Jacobo Rousseau vino a decirnos que la justicia y la verdad no eran categorías permanentes de razón, sino que eran, en cada instante, decisiones de voluntad.
    Juan Jacobo Rousseau suponía que el conjunto de los que vivimos en un pueblo tiene un alma superior, de jerarquía diferente a cada una de nuestras almas, y que ese yo superior está dotado de una voluntad infalible, capaz de definir en cada instante lo justo y lo injusto, el bien y el mal. Y como esa voluntad colectiva, esa voluntad soberana, sólo se expresa por medio del sufragio –conjetura de los más que triunfa sobre la de los menos en la adivinación de la voluntad superior–, venía a resultar que el sufragio, esa farsa de las papeletas entradas en una urna de cristal, tenía la virtud de decirnos en cada instante si Dios existía o no existía, si la verdad era la verdad o no era la verdad, si la Patria debía permanecer o si era mejor que, en un momento, se suicidase.
    De ahí vino el sistema democrático, que es, en primer lugar, el más ruinoso sistema de derroche de energías. Un hombre dotado para la altísima función de gobernar, que es tal vez la más noble de las funciones humanas, tenía que dedicar el ochenta, el noventa o el noventa y cinco por ciento de su energía a sustanciar reclamaciones formularias, a hacer propaganda electoral, a dormitar en los escaños del Congreso, a adular a los electores, a aguantar sus impertinencias, porque de los electores iba a recibir el Poder; a soportar humillaciones y vejámenes de los que, precisamente por la función casi divina de gobernar, estaban llamados a obedecerle; y si, después de todo eso, le quedaba un sobrante de algunas horas en la madrugada, o de algunos minutos robados a un descanso intranquilo, en ese mínimo sobrante es cuando el hombre dotado para gobernar podía pensar seriamente en las funciones sustantivas de Gobierno.

    Que desaparezcan los partidos políticos. Nadie ha nacido nunca miembro de un partido político; en cambio, nacemos todos miembros de una familia; somos todos vecinos de un Municipio; nos afanamos todos en el ejercicio de un trabajo. Pues si ésas son nuestras unidades naturales, si la familia y el Municipio y la corporación es en lo que de veras vivimos, ¿para qué necesitamos el instrumento intermediario y pernicioso de los partidos políticos, que, para unimos en grupos artificiales, empiezan por desunimos en nuestras realidades auténticas?
    Queremos menos palabrería liberal y más respeto a la libertad profunda del hombre. Porque sólo se respeta la libertad del hombre cuando se le estima, como nosotros le estimamos, portador de valores eternos; cuando se le estima envoltura corporal de un alma que es capaz de condenarse y de salvarse. Sólo cuando al hombre se le considera así, se puede decir que se respeta de veras su libertad, y más todavía si esa libertad se conjuga, como nosotros pretendemos, en un sistema de autoridad, de jerarquía y de orden.

    ResponderEliminar
  11. Habló quien pudo... y ahora resulta que "la esencia de la civilización occidental es la democracia", lo que aparte de ser mentira desmiente a su vez las mixtificaciones "legionaristas" de Ynestrillas en los años ochenta.
    Que le compre quien no le conozca.

    ResponderEliminar
  12. Con todos mis respetos...aún recuerdo la Legión de San Miguel Arcangel.
    La Democracia no significa Partitocracia.Democracia significa poder del pueblo y no de los partidos políticos, aunque se llamen UPyD.La auténtica Democracia es la nace de los entes naturales del PUEBLO; FAMILIA,MUNICIPIO Y SINDICATO DE TRABAJADORS.

    ResponderEliminar

Infonacional es un diario digital patriota y sin complejos