Derriban en Matadepera uno de los últimos símbolos franquistas en Cataluña

Este 2 de diciembre por la mañana ha derribado en la carretera de Talamanca uno de los últimos símbolos en memoria de los caídos, erigido en pleno régimen Franquista. El monumento se hizo en memoria de siete industriales y un notario de Terrassa asesinados durante la Guerra Civil por un pelotón anarquista de la FAI. Lo más sorprendente es que el derribo se ha hecho por iniciativa de los mismos herederos de las víctimas.

"Nosotros fuimos víctimas realmente, pero también en el otro bando hubo víctimas", y "no queremos que esto sea un instrumento aún de venganza o de insultos de una ideología a otra", argumentan los hermanos Joaquín y Oriol Badia, hijos del notario ejecutado el 24 julio de 1936, sólo seis días después del alzamiento militar del general Franco. Joaquim Badia tenía sólo 8 años cuando unos milicianos de la FAI se llevaron de su casa su padre , el notario de Terrassa. "Yo soy ya los pocos o únicos supervivientes de aquella tragedia. Pero yo lo recuerdo, lo tengo terriblemente grabado, como si lo viera con detalle, como si estuviera en una película permanente", explica. Cuando se lo llevaron , el padre de Joaquín y Oriol Badia explicó a los milicianos que él no era industrial, que era la causa por la que se llevaban, ni tenía ninguna fábrica. Pero sí tenía una capilla familiar que había inaugurado sólo dos meses antes. "Nuestro padre dijo: 'Si es por eso, sí, yo soy católico creyente " , apuntó uno de los hermanos. La capilla, que había sido inaugurada en mayo de 1936, cuando nada presagiaba que el 18 de julio habría un levantamiento militar, fue la razón por la que se asesinó y allí es donde ha acabado enterrado. Sin embargo, el cuerpo del notario Bahía fue encontrado en la carretera de Talamanca, junto con el de los siete industriales de más peso político y económico de Terrassa. Unos ciclistas que venían de la Barata llevaron la noticia de que los alrededores de la fuente de la Olla habían visto un gran número de hombres muertos, los cuales estaban en medio de la carretera. Este fue un los primeros asesinatos colectivos de la zona republicana . Y, al final de la Guerra Civil, el bando franquista les dedicó un monumento a pie de carretera, con una frase polémica que los identificaba como "víctimas del marxismo". Los herederos señalan que "lo, realmente, era desafortunado" y por eso la hicieron sacar. No obstante, el monumento ha sido objeto de múltiples atentados desde finales del franquismo. Por ello, finalmente, pidieron que fuera derrocado por evitar que continuara siendo fuente de polémica y enfrentamientos.

1 comentario:

  1. Que traidores, a ver si acabais igual que vuestro padre para que sepais lo que es el marxismo.

    ResponderEliminar

Infonacional es un diario digital patriota y sin complejos